etiquetado de la leche

Origen España: el nuevo etiquetado de la leche ya es un hecho

El pasado 22 de enero entró en vigor la nueva normativa para el etiquetado de la leche y productos lácteos elaborados y comercializados en España. Las nuevas etiquetas deben informar a los consumidores acerca del origen de la leche que utilizan como ingrediente para su elaboración.

Se podrán comercializar los productos fabricados antes de la entrada en vigor de este real decreto hasta que se agoten sus existencias. Así que si eres productor de leche o derivados lácteos deberás cambiar el etiquetado y adaptarlo a la nueva normativa regulada en el Real Decreto 1181/2018.

Esta medida era muy esperada en el sector, puesto que una mejor indicación de procedencia podría potenciar las ventas. Esto se debe a que a menudo los consumidores prefieren adquirir leche de origen nacional.

Lo cierto es que la mayoría de los consumidores piensan que la leche y los lácteos que consumen son españoles. Y la realidad es que España es el séptimo país productor de leche europeo. Así que en las grandes superficies hay bastante derivado lácteo de origen foráneo. Y nosotros sin saberlo.

En este sentido, el consumidor ganará en transparencia y tranquilidad sobre el origen del producto que adquiere.

¿Qué debe incluir el nuevo etiquetado de la leche y de los derivados lácteos?

Las etiquetas de estos productos tendrán que incluir:

  • El “País de ordeño: (lugar donde la leche ha sido ordeñada)”.
  • El “País de transformación: (lugar donde la leche ha sido transformada)”.
  • Si coincide el lugar de ordeño con el de transformación, se indicará el lugar tras la mención “Origen de la leche: (lugar donde la leche ha sido ordeñada y transformada)”.

El lugar de ordeño y el lugar de transformación se indicarán mediante referencia a una de las zonas geográficas siguientes:

  1. Estado(s) miembro(s) o tercer(os) país(es); o
  2. “UE» o «fuera de la UE” o “UE y fuera de la UE”; o
  3. “España”, siempre que el país de ordeño o de transformación sea exclusivamente España, no pudiendo sustituirse por la expresión “UE”.

Tanto si el etiquetado incluye la lista de ingredientes como si solo incluye la denominación del alimento, el origen aparecerá cerca y tendrá caracteres del mismo tamaño y color de fuente que estas referencias.

Los operadores de empresas alimentarias tendrán a partir de ahora la posibilidad de añadir también información más precisa del lugar de procedencia de la leche, si ésta procede enteramente del origen indicado, mediante la indicación del nombre de una región o territorio.

¿En qué productos se aplica el nuevo etiquetado de la leche y sus derivados?

etiquetado de la leche y productos lácteos

4 razones para apostar por el nuevo etiquetado de la leche

  1. El consumidor ganará en transparencia. Aumentará su poder de decisión y comprará el producto que desee según su origen sin lugar a equívocos.
  2. Tomaremos conciencia de la insostenibilidad de algunos procesos alimentarios. Con el nuevo etiquetado de la leche y sus derivados, veremos que el yogur que estamos consumiendo o la mantequilla está hecha con leche ordeñada a miles de kilómetros. Mientras nuestros ganaderos muchas veces tienen que tirar la leche para aguantar los precios.
  3. Reduciremos la huella del CO2. Si los consumidores aumentamos el consumo de productos cercanos, ya sea por patriotismo o conciencia ecológica, los camiones que transportan estos alimentos no tendrán que cruzar toda Europa. Así, se reducirá también las emisiones de gases contaminantes.
  4. Favorecerá la producción local. Casi la totalidad de los distribuidores considera que identificar el origen español incrementará sus ventas de leche. Más allá del proteccionismo, el nuevo etiquetado para la leche favorecerá la producción local.

Si eres productor y necesitas adaptar el packaging o las etiquetas de tus productos a la nueva normativa, no lo dudes, pídenos asesoramiento. En Empacke podemos ayudarte.

Deja un comentario